Arena

Aquí me tienes…
tendida a tus pies…
ardiendo bajo tus rayos…
que abrigan y tuestan mi piel…

Aquí me tienes…
golpeada por las olas…
que me alertan de la naturaleza,
que, aunque crea que ha parado,
sigue su ciclo.

Aquí me tienes,
mojada por la lluvia,
que anuncia que hoy, no has venido;
golpeada por el viento,
que me lleva al abismo,
y sólo porque tú, hoy, no estás conmigo.

Aquí me tienes,
tendida a tus pies,
esperando tu llegada,
porque tú, y sólo tú, mi sol,
has de vivir conmigo.