Heridas

Heridas…

Esas partes rotas del ayer…
que no curamos,
que no sanaron,
que nunca vendamos…

Maestras de la vida,
a las que escuchar,
de las que aprender,
a las que siempre
deberíamos agradecer…

Heridas…

Vacíos de hastíos,
que nos llenan de escalofríos…
en este absurdo cuerpo,
que no está marcado
más que de desafíos…

Baldíos,
los suyos, los míos,
los de estas rosas,
que hoy amanecieron
sin su rocío…