Olas

Llegó a mi vida,

en el silencio de la noche,

en la penumbra de la orilla,

bajo una luna incierta e indecisa…

Caló mi pensamiento,

derrumbó mi cresta,

sanó mi herida,

y me acurrucó con su fresca sonrisa…

 

Lisa y desnuda,

envolvió mi arena,

mi barco, mi Norte,

y todo ello sin ninguna prisa…

 

Hoy soy presa de esta ola,

que va y viene,

pero siempre regresa…

con su poetisa.