Diario de escucha: Silencio y mar

Querido mar…
cómo te pareces a mi silencio….
en cada atardecer…

Bravo en tu interior…
pero intentando sosegar nuestras vidas…
herido en tus entrañas,
pero sonriendo al ayer…

Sufriendo tus tormentas,
esos malditos vientos del Norte
que arrastran tu seno y tu ser…

Y aún sí…cada día nos regalas tus olas…
serenas, bellas…
llenas de luz y placer…

Calas mi playa,
calmas mi alma…
colmas toda mi vida…
me haces sentir de nuevo mujer…

Qué tendrá tu silencio, mi mar,
que aún arriscado…
me hace siempre no ceder…!