Fragilidad

Sí, somos frágiles…

Frágiles porque cuan personas

nos duelen las vagas afrentas de adalides sin cuartel ni bandera…

 

Sí, somos frágiles…

Frágiles porque como humanos

nos asombramos de necias rencillas llenas de envidia sin inocencia…

 

Sí, somos frágiles…

Frágiles porque portamos corazones afligidos

que lloran a solas las públicas ofensas…

 

Sí, somos frágiles…

Frágiles porque nuestras almas sortean absortas

cómo nos improperan con vana indecencia…

 

Sí, somos frágiles…

Y seguiremos siéndolo,

aunque con ello se nos vaya la vida,

porque demuestra que somos alma, corazón y fuerza…

y que, ante todo, haya merecido la pena.