Perdón

Qué amargo es el perdón,
pero cuánto nos enmela…
Cuánta nos ata ese cordón,
pero de cuánto nos libera…

Perdón…maldito perdón.

Nos hiere, nos inunda,
nos daña, nos lastima…
Nos hace escalfar la vida,
nos ciñe, nos irrita…

Perdón…bendito perdón.

Cuántas heridas abiertas,
cuántas llagas sin cura…
Cuántas porfías inciertas,
cuántas guerras de brisuras…

Perdón…erudito perdón.

Que limpia y que sana,
que curte y que emana…
Que duele y que lava,
que purifica y que allana…

Perdón…ahíto perdón.