Olvido

No cambiaste,

cambió la brisa de dirección,

cambió el viento de sentido,

cambió la Tierra su estación,

cambió el pájaro su nido.

 

Cambiaron las horas de sol,

cambió la hora de mi amanecer,

cambió el minuto de tu atardecer,

cambió el tren su sonido.

 

No cambiaste, pequeño olvido,

solo cambié yo, por haberte confundido.