Tristeza

Quisiera escribir
un poema risueño,
de esos que exclaman alegría,
que llenan la vida,
que claman la fe.

Pero en este azorado corazón,
mi vida,
late el otoño
que todo lo barre,
que todo lo funde,
que todo lo ve.

No puede proclamar la dicha,
aunque ella me inunde,
aunque ella me turbe,
aunque ella me de.

Solo puedo mostrarte
estos versos tristes,
de quien añora y no alcanza,
de quien recuerda y no ve.