Prohibido rendirse

Prohibido rendirse,
ante el austero absurdo,
de los que promulgan sus armas ascéticas…

Ante las felonías no deseadas,
de los que destacan por sus cornisas secretas…

Ante el rencor infundado,
de los que codician las altas alcurnias con tretas…

Ante la maldad perversa,
de los que murmuran por detrás sin destrezas…

Prohibido rendirse,
nunca cedan a sus grietas.