Sé su luz

Sé la luz,
para ese alma que se acerca a ti,
llena de vacío y de blues…

Sé azul,
para ese cielo hastío e incierto,
que no escucha más que el bravío,
de su tiniebla sin contraluz…

Lleva con ellos su cruz,
para que la carga sea liviana y no amarga,
para que se aferren a ella,
aunque no entiendan su trasluz…

Sé su cielo,
sé su anhelo,
escucha a esa vida que a ti se acercó…
quizá seas la última copa,
el último cáliz,
del que tal vez sólo bebió…