Cuando el silencio te hable

Cuando mi boca olvide quién eres…
Y mis oídos vagabundos ya no reconozcan tu voz…

Cuando mis manos no recuerden tu tacto…
ni tu olor, ni tu manto,
ni tu mano, ni tu adiós…

Cuando mis labios resecos ya no pronuncien tu nombre…
ni tu canto, ni tu llanto,
ni os evoquen más a vos…

Sólo comprenderás cuando el silencio te hable…
Sólo cuando tu corazón escuche,
sin más miedo, ni rencor…

Adiós amor mío,
adiós dios sin voz.